Testimonios sobre el Aedes aegypti

Este “blog” es una iniciativa de la Unidad de Control de Vectores de Puerto Rico. En un esfuerzo de continuar educando a los ciudadanos de la Isla sobre la importancia de protegerse de la picada del mosquito Aedes aegypti, vector de los virus del dengue, Zika y chikungunya.

En el mismo encontrarás testimonios de personas que han padecido alguno de los virus. Las historias serán narradas según lo que los participantes nos compartieron.

Testimonio

Hector Luis Reyes Rivera

43 Años
Ponce

“Estuve como dos semanas hospitalizado en un cuarto aislado.

¿Qué nos recomienda?

“Por mi experiencia puedo exhortar a las personas a no esperar a ver alguien enfermo para tomar acción.”

Padecí de dengue en el 1990 cuando tenía 12 años. El día que me comencé a sentir mal estaba en la escuela. Fue comenzando las clases en agosto, llegue a la escuela y al medio día comienzo a sentir fiebre y sentirme mal. Así que llamé para que me buscaran y mis papás me recogieron. Pase todo el resto día con fiebre bien alta, mareos y sin apetito. Por lo que mi mamá me dijo que si al día siguiente seguía igual me llevaban al hospital. Al día siguiente, como me seguía sintiendo mal me llevaron al hospital. Allí me realizaron análisis de sangre y me diagnosticaron con dengue. Debido a lo bajita que tenía las plaquetas me hospitalizaron. Estuve como dos semanas hospitalizado en un cuarto aislado. A veces me sentía medio raro porque me sentía como un leproso o algo así, ya que nadie podía estar conmigo.

El primer día en el hospital me dio sarpullido en todo el cuerpo. Esa primera noche me dormí y cuando desperté tenía la almohada llena de sangre. Esto asustó mucho a mi mamá y al doctor. Aunque me sentía mal, tenía una fiebre salvaje que con nada se me controlaba que hasta se me partieron los labios, pero lo que me daba temor era que el médico insistía en que no me moviera solo. Él decía que como tenía las plaquetas tan bajas que si en uno de los mareos que me daba al levantarme me caía se podían complicar más las cosas. Yo no recuerdo haber escuchado de que algún familiar, vecino o compañero de la escuela se haya enfermado al mismo tiempo, pero poco después de salir del hospital comenzaron brigadas de fumigación en mi comunidad lo que me hace entender que sí había más casos.

Por mi experiencia puedo exhortar a las personas a no esperar a ver alguien enfermo para tomar acción. En mi casa tan pronto sucedió esto, mi papa se dedicó a inspeccionar los alrededores, habló con los vecinos sobre lo que me estaba pasando y los exhortó a hacer lo mismo en sus patios. Si pueden, prevengan una situación como esta, evitando dejar recipientes que acumulen agua. Debemos evitar los criaderos de mosquitos en nuestras casas. Las personas que no han tenido dengue no entienden que es fuerte lo que pueden llegar a vivir.

Testimonio

Keishla Toledo

(madre de niña de 2 años)
Arecibo

“Sentí temor al saber que la nena tenía dengue porque tenía las plaquetas bien bajas y el doctor me dijo que si no le subían la iban a tener que hospitalizar.

¿Qué nos recomienda?

“Mi consejo para las personas es que utilicen repelente, que tratemos de no tener aguas acumulada y que tratemos de educarnos y trabajar en comunidad para evitar el contagio.”

La nena amaneció con un ojito con secreciones como conjuntivitis y con fiebre. Así que la llevé al pediatra, él me indicó que la conjuntivitis no daba fiebre así que procedió a realizarle unos laboratorios. Cuando vio los resultados me dijo que la nena tenía dengue. La nena estaba más tranquila, tenía poco apetito y si la cogía se quejaba como si le doliera el cuerpo.

En la comunidad no había ningún caso de dengue, aunque los mosquitos sí son un problema muy grande. La acción que tomamos fue llamar a una persona para que nos fumigara la casa, la de mis padres y los alrededores. También fuimos a los vecinos, nos movimos en las redes y los de las noticias nos contactaron. Vinieron e hicieron un reportaje. Hemos llamado al Departamento de Salud y a ustedes para ver de qué manera nos podían ayudar con esto y controlar un poco los mosquitos. Actualmente, hay un anuncio del Departamento de Salud del dengue, pero antes de eso no había escuchado nada educativo en esta área.

El conocimiento que tenía del dengue es que lo transmite el mosquito, que el mosquito se cría en agua acumulada y reconocía algunos síntomas. Sentí temor al saber que la nena tenía dengue porque tenía las plaquetas bien bajas y el doctor me dijo que si no le subían la iban a tener que hospitalizar. Yo lo que hice fue venir y rápido comencé con remedios caseros. Los mismos que me dio mi abuelita cuando a mí me dio dengue. Mi consejo para las personas es que utilicen repelente, que tratemos de no tener aguas acumulada y que tratemos de educarnos y trabajar en comunidad para evitar el contagio.

Mantengamos nuestros hogares libres de criaderos

Testimonio

Sara Domínguez

47 años
Residente de Toa Baja

Me sentía tan mal que tuve que estar fuera del trabajo y la Universidad por varios días.

¿Qué nos recomienda?

“Los mosquitos siempre han sido un gran problema en Puerto Rico, así que la información es muy importante para que las personas puedan cuidarse.”

Me dio dengue cuando tenía 22 años, mientras era universitaria. Me sentía con dolor de cabeza, fiebre y cansancio así que fui a mi médico de cabecera el cual por los síntomas me refirió a sala de emergencias. Me sentía tan mal que tuve que estar fuera del trabajo y la Universidad por varios días. Algo que nunca voy a olvidar es el dolor intenso en la parte de atrás de los ojos. En ese momento pasé la enfermedad y todo volvió a la normalidad, pero en mi adultez me diagnosticaron mielitis transversal. Esto es una inflamación que afecta a la médula espinal.

Cuando comenzaron a buscar las causas que me pudieron haber provocado esta condición la única explicación que encontraron es que fuese a causa del dengue que padecíporque según me explicó mi neurólogo, ésta puede ocurrir luego de haber padecido un virus. Esta condición deja una cicatriz y ellos con ella pueden saber más o menos el tiempo que ha transcurrido. Él al evaluar la cicatriz determinó que el tiempo de ésta concordaba con el tiempo en el que tuve dengue.

Recuerdo que para esa época había campañas educativas sobre el dengue ya que había como un “boom” de casos. Aunque en ese tiempo las personas tenían un poco de desinformación sobre cómo se transmite el virus, me topé con que las personas decían: “Cuidado con Sarita que tiene dengue”. Los mosquitos siempre han sido un gran problema en Puerto Rico, así que la información es muy importante para que las personas puedan cuidarse.

Testimonio

Luis Rivera

32 años
Residente de Guaynabo

Comencé a sentir unos síntomas tan fuertes que no se los deseo ni a mi peor enemigo.

¿Qué nos recomienda?

Yo recomiendo que las personas se eduquen, si ya están enfermos que se hidraten y sigan las recomendaciones de los médicos, pero sobre todo que se protejan para que no siga la transmisión.

Me enfermé a principios de noviembre del 2020. Comencé a sentir unos síntomas tan fuertes que no se los deseo ni a mi peor enemigo. El dolor en el cuerpo era tanto que no me permitía ponerme de pie y el dolor de cabeza no me dejaba ni abrir los ojos. Me sentía que no podía con mi vida, así que fui al hospital. Allí me realizaron varios análisis y descartaron Influenza, COVID-19, entre otros. En el hospital me realizaron una prueba que es como un rapid test de dengue, pero salió negativa. Pasaron los días y continuaba con síntomas. El dolor en el cuerpo cambió por una piquiña incontrolable que ni con bañarme se me aliviaba por lo que decidí ir por mi cuenta a un laboratorio privado. Aunque no había razones para pensar que era dengue porque no había nadie en mi núcleo familiar, vecinos o conocidos con dengue, por mis conocimientos en el tema yo sabía que había algo.

Unos días después cuando ya no tenía ni síntomas llegaron los resultados y salió que sí tenía dengue. Cuando me enteré de que tenía dengue me preocupé ya que como no sabía si lo había tenido anteriormente me asustaba el hecho de presentar luego complicaciones y que terminara con dengue severo. De hecho, cuando tenía los síntomas yo me acostaba y pensaba que al día siguiente no me iba a levantar. Me asusté tanto que cuando me sentí mejor comencé a realizar inspecciones por donde vivía y a decirle a todos lo que me estaba pasando. Les pedía a las personas que estuvieran pendiente, que inspeccionaran sus patios y que utilizaran repelente para no enfermarse.

En mi opinión, no se le da la pertinencia que merece este tema. Cuando se habla del tema en los medios lo pintan como un catarro o como Influenza, pero la realidad es que es más que eso. Es un tema muy serio y las personas deben de tomarlo con la seriedad que el mismo merece. Yo recomiendo que las personas se eduquen, si ya están enfermos que se hidraten y sigan las recomendaciones de los médicos, pero sobre todo que se protejan para que no siga la transmisión.

Me enfermé a principios de noviembre del 2020. Comencé a sentir unos síntomas tan fuertes que no se los deseo ni a mi peor enemigo. El dolor en el cuerpo era tanto que no me permitía ponerme de pie y el dolor de cabeza no me dejaba ni abrir los ojos. Me sentía que no podía con mi vida, así que fui al hospital. Allí me realizaron varios análisis y descartaron Influenza, COVID-19, entre otros. En el hospital me realizaron una prueba que es como un rapid test de dengue, pero salió negativa. Pasaron los días y continuaba con síntomas. El dolor en el cuerpo cambió por una piquiña incontrolable que ni con bañarme se me aliviaba por lo que decidí ir por mi cuenta a un laboratorio privado. Aunque no había razones para pensar que era dengue porque no había nadie en mi núcleo familiar, vecinos o conocidos con dengue, por mis conocimientos en el tema yo sabía que había algo.

Unos días después cuando ya no tenía ni síntomas llegaron los resultados y salió que sí tenía dengue. Cuando me enteré de que tenía dengue me preocupé ya que como no sabía si lo había tenido anteriormente me asustaba el hecho de presentar luego complicaciones y que terminara con dengue severo. De hecho, cuando tenía los síntomas yo me acostaba y pensaba que al día siguiente no me iba a levantar. Me asusté tanto que cuando me sentí mejor comencé a realizar inspecciones por donde vivía y a decirle a todos lo que me estaba pasando. Les pedía a las personas que estuvieran pendiente, que inspeccionaran sus patios y que utilizaran repelente para no enfermarse.

En mi opinión, no se le da la pertinencia que merece este tema. Cuando se habla del tema en los medios lo pintan como un catarro o como Influenza, pero la realidad es que es más que eso. Es un tema muy serio y las personas deben de tomarlo con la seriedad que el mismo merece. Yo recomiendo que las personas se eduquen, si ya están enfermos que se hidraten y sigan las recomendaciones de los médicos, pero sobre todo que se protejan para que no siga la transmisión.

Mantengamos nuestros hogares libres de criaderos

Testimonio

Ian Maldonado

25 años
Residente de Ponce

“Me hospitalizaron y estuve como semana y media (en el hospital).”

¿Qué nos recomienda?

“Realizar inspección de criaderos para eliminar la posible fuente de contagio.

Cuando me enfermé tuve fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza, falta de apetito, entre otros síntomas. Estuve tomando medicamentos para remediar los síntomas ya que entendía que era simplemente una monga. Al pasar los días fui empeorando y mis padres me llevaron a sala de emergencias. Fue allí donde el médico me diagnosticó con dengue hemorrágico. Me hospitalizaron y estuve como semana y media.

Cuando me sentí mejor me enviaron a mi casa y me mantuvieron en aislamiento para evitar que otras personas se enfermaran. Aunque solo me enfermé yo en mi casa, tanto en ella como en la de mis abuelos, que eran los que me cuidaban, realizaron inspección de criaderos para eliminar la posible fuente de contagio. Nunca supimos si me infecté cuando estaba en Ponce en casa de mis abuelos o en Santa Isabel donde residía en ese momento, pero en ambos lugares entiendo que había y hay un problema con los mosquitos. Hay ciertas horas en las que no se puede estar afuera porque la cantidad de mosquitos que hay es insoportable. Algo que recuerdo es que por mi casa pasaba la guagua fumigando y todos corríamos para adentro y procedíamos a cerrar todas las puertas y ventanas para evitar que el olor entrara a la casa.

En aquel momento no había tanto acceso a la información como ahora por lo que entiendo que ahora las personas están más orientadas respecto al tema. En la actualidad, la Unidad tiene campañas en las que ofrece información por las redes sociales y la información de protección y prevención está al alcance de todos.

Cuando me enfermé tuve fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza, falta de apetito, entre otros síntomas. Estuve tomando medicamentos para remediar los síntomas ya que entendía que era simplemente una monga. Al pasar los días fui empeorando y mis padres me llevaron a sala de emergencias. Fue allí donde el médico me diagnosticó con dengue hemorrágico. Me hospitalizaron y estuve como semana y media.

Cuando me sentí mejor me enviaron a mi casa y me mantuvieron en aislamiento para evitar que otras personas se enfermaran. Aunque solo me enfermé yo en mi casa, tanto en ella como en la de mis abuelos, que eran los que me cuidaban, realizaron inspección de criaderos para eliminar la posible fuente de contagio. Nunca supimos si me infecté cuando estaba en Ponce en casa de mis abuelos o en Santa Isabel donde residía en ese momento, pero en ambos lugares entiendo que había y hay un problema con los mosquitos. Hay ciertas horas en las que no se puede estar afuera porque la cantidad de mosquitos que hay es insoportable. Algo que recuerdo es que por mi casa pasaba la guagua fumigando y todos corríamos para adentro y procedíamos a cerrar todas las puertas y ventanas para evitar que el olor entrara a la casa.

En aquel momento no había tanto acceso a la información como ahora por lo que entiendo que ahora las personas están más orientadas respecto al tema. En la actualidad, la Unidad tiene campañas en las que ofrece información por las redes sociales y la información de protección y prevención está al alcance de todos.

Testimonio

Ayesha Figueroa

42 años
Residente de Ponce

“Debido a la cantidad de sangre que estaba perdiendo, me bajo tanto la hemoglobina que me tuvieron que transfundir.”

¿Qué nos recomienda?

“Un consejo que les doy a las personas es que realicen inspección en sus patios y que los padres estén bien pendiente a cualquier síntoma de sus hijos y los lleven de inmediato a recibir atención médica.”

Mi experiencia con el dengue fue hace varios años, pero aun lo tengo presente como si fuese reciente. Solo tenía 16 años cuando me enfermé, esto fue para el año 1996. Mis primeros síntomas fueron dolor de cabeza y fiebre alta. Por esto, mis padres me llevaron al Doctor, el cual, al ver mis síntomas me envió a hacerme unas pruebas y con ellas me diagnosticó dengue. Pensé que sería algo de unos días y ya, pero no fue así, terminé hospitalizada. Según pasaron los días los síntomas fueron empeorando. Comencé a sangrar por las encías y mi periodo menstrual llegó antes y muy abundante.

Debido a la cantidad de sangre que estaba perdiendo, me bajo tanto la hemoglobina que me tuvieron que transfundir. La situación se complicó tanto al punto de que terminé en un cuarto aislada. Entonces, en este momento si ya estaba asustada y tenía temor de que las cosas no terminaran bien. Mis padres de igual forma estaban sumamente asustados y preocupados. Luego de unas dos semanas en el hospital me dieron de alta. Cuando llegué a mi casa estuve bajo cuidados recomendados por los doctores. Poco a poco todo fue mejorando.

Algo que recuerdo, aunque solo yo en mi casa me enfermé, es que luego de que me dieran de alta el Departamento de Salud fue a mi casa. Realizaron inspección de criaderos, nos orientaron y fumigaron. También recuerdo que en las noticias estaban haciendo mucho énfasis en la prevención y había mucha educación ya que la cantidad de muertes ese año había sido elevada. Desde ese entonces comenzamos a estar bien pendientes de los posibles criaderos de mosquitos para evitar otra situación como esta.

Actualmente sé que hay entidades como la Unidad de Control de Vectores de Puerto Rico que están trabajando con la educación de todo lo relacionado al mosquito Aedes aegypti en las comunidades y en las redes sociales. Un consejo que les doy a las personas es que realicen inspección en sus patios y que los padres estén bien pendiente a cualquier síntoma de sus hijos y los lleven de inmediato a recibir atención médica.

Mi experiencia con el dengue fue hace varios años, pero aun lo tengo presente como si fuese reciente. Solo tenía 16 años cuando me enfermé, esto fue para el año 1996. Mis primeros síntomas fueron dolor de cabeza y fiebre alta. Por esto, mis padres me llevaron al Doctor, el cual, al ver mis síntomas me envió a hacerme unas pruebas y con ellas me diagnosticó dengue. Pensé que sería algo de unos días y ya, pero no fue así, terminé hospitalizada. Según pasaron los días los síntomas fueron empeorando. Comencé a sangrar por las encías y mi periodo menstrual llegó antes y muy abundante. Debido a la cantidad de sangre que estaba perdiendo, me bajo tanto la hemoglobina que me tuvieron que transfundir. La situación se complicó tanto al punto de que terminé en un cuarto aislada. Entonces, en este momento si ya estaba asustada y tenía temor de que las cosas no terminaran bien. Mis padres de igual forma estaban sumamente asustados y preocupados. Luego de unas dos semanas en el hospital me dieron de alta. Cuando llegué a mi casa estuve bajo cuidados recomendados por los doctores. Poco a poco todo fue mejorando.

Algo que recuerdo, aunque solo yo en mi casa me enfermé, es que luego de que me dieran de alta el Departamento de Salud fue a mi casa. Realizaron inspección de criaderos, nos orientaron y fumigaron. También recuerdo que en las noticias estaban haciendo mucho énfasis en la prevención y había mucha educación ya que la cantidad de muertes ese año había sido elevada. Desde ese entonces comenzamos a estar bien pendientes de los posibles criaderos de mosquitos para evitar otra situación como esta.

Actualmente sé que hay entidades como la Unidad de Control de Vectores de Puerto Rico que están trabajando con la educación de todo lo relacionado al mosquito Aedes aegypti en las comunidades y en las redes sociales. Un consejo que les doy a las personas es que realicen inspección en sus patios y que los padres estén bien pendiente a cualquier síntoma de sus hijos y los lleven de inmediato a recibir atención médica.

Testimonio

Jean D. González-Cancel

12 años
Ponce

“Cuando me enfermé no pude continuar con las cosas que hacía durante el día por lo mal que me sentía.”

¿Qué nos recomienda?

“Deben estar al pendiente de sus alrededores para que hayan menos mosquitos.”

Me dio dengue a principios de este año, pero no supe qué tipo de dengue era. Cuando me enfermé no pude continuar con las cosas que hacía durante el día por lo mal que me sentía. Tuve fiebre, dolor de cabeza, mareos, dolor en el estómago, se me quitó el hambre y estaba débil. Por eso, mi mama me llevó al Doctor.  Me asusté porque pensé que podría tener COVID-19. La prueba de COVID-19 fue una de las que el Doctor me mandó a hacer, pero resultó ser dengue. En mi casa a más nadie le dio dengue, solo a mí.

¿Qué nos recomienda?

Desde antes de enfermarme ya usaba repelente para que no me picaran los mosquitos. Ahora continúo usándolo para no volverme a enfermar. También en mi casa verificamos los alrededores para no tener criaderos de mosquitos. Aunque sé que hacen esfuerzos educativos para prevenir el dengue pienso que las personas no hacen caso. Entiendo que deben estar al pendiente de sus alrededores para que hayan menos mosquitos. Igualmente deben usar repelentes, cerrar puertas y ventanas o colocar “screen” para evitar que los mosquitos entren a los hogares y si van a estar fuera del hogar deben utilizar pantalones largos en todo momento.

Testimonio

Jania García Zeno

“Mientras tuve dengue estuve una semana en cama. Luego, tarde muchos meses en sentirme mejor.”

¿Qué nos recomienda?

“Es importante que inspeccionemos el patio de la casa una vez a la semana. Las personas jugamos un papel muy importante en el control del mosquito.”

Me enfermé con dengue en junio 2010 cuando tenía 23 años. Estaba tomando una clase cuando comencé a sentirme mal. Acudí a sala de emergencias, allí me diagnosticaron con un virus de 72 horas y me enviaron a casa. Al otro día, me sentía muy mal y mis papás me llevaron a la oficina del médico. El doctor me envío a hacer pruebas y me diagnosticó con dengue al día siguiente. No supe que serotipo de dengue era. Recuerdo que se hablaba de aumento de casos de dengue en Puerto Rico pero en mi casa la única que se enfermó fui yo. Que recuerde ningún vecino estuvo enfermo al mismo tiempo que yo.

Sabía que existía una complicación llamada dengue hemorrágico por lo que me preocupé y tomé las recomendaciones del Doctor. Realizamos inspección de patio y comenzamos a utilizar todos repelentes. Aunque actualmente no uso repelente todos los días cuando creo que puedo estar expuesta lo hago ya que tengo conocimiento de que puede repetir aunque hasta el momento solo me ha dado una vez. Mientras tuve dengue estuve una semana en cama. Luego, tarde muchos meses en sentirme mejor. Me sentía muy cansada. De hecho el cansancio podría decir que me duró casi un año.

Mi recomendación a las personas es que se protejan de la picada del mosquito hembra. Si estás enfermo no permitas que el mosquito hembra te pique, así proteges a tu familia. Cada vez que llueve aparecen muchos mosquitos en la casa. Esto es indicativo de la presencia de criaderos en la comunidad. Es importante que inspeccionemos el patio de la casa una vez a la semana. Las personas jugamos un papel muy importante en el control del mosquito.

Sé que se hacen esfuerzos educativos para prevenir el dengue. Estos esfuerzos no necesariamente llevan a un cambio en conducta. Las personas deben entender que el control de mosquito es de todos, no solo del gobierno u otras entidades. No bajen la guardia, es importante usar repelente y mantener nuestras zonas libres de criaderos. En mi caso no estuve hospitalizada, pero conozco personas que si lo han estado y han presentado complicaciones. No debemos subestimar el riesgo que representan los mosquitos en nuestras comunidades.

Me enfermé con dengue en junio 2010 cuando tenía 23 años. Estaba tomando una clase cuando comencé a sentirme mal. Acudí a sala de emergencias, allí me diagnosticaron con un virus de 72 horas y me enviaron a casa. Al otro día, me sentía muy mal y mis papás me llevaron a la oficina del médico. El doctor me envío a hacer pruebas y me diagnosticó con dengue al día siguiente. No supe que serotipo de dengue era. Recuerdo que se hablaba de aumento de casos de dengue en Puerto Rico pero en mi casa la única que se enfermó fui yo. Que recuerde ningún vecino estuvo enfermo al mismo tiempo que yo.

Sabía que existía una complicación llamada dengue hemorrágico por lo que me preocupé y tomé las recomendaciones del Doctor. Realizamos inspección de patio y comenzamos a utilizar todos repelentes. Aunque actualmente no uso repelente todos los días cuando creo que puedo estar expuesta lo hago ya que tengo conocimiento de que puede repetir aunque hasta el momento solo me ha dado una vez. Mientras tuve dengue estuve una semana en cama. Luego, tarde muchos meses en sentirme mejor. Me sentía muy cansada. De hecho el cansancio podría decir que me duró casi un año.

Mi recomendación a las personas es que se protejan de la picada del mosquito hembra. Si estás enfermo no permitas que el mosquito hembra te pique, así proteges a tu familia. Cada vez que llueve aparecen muchos mosquitos en la casa. Esto es indicativo de la presencia de criaderos en la comunidad. Es importante que inspeccionemos el patio de la casa una vez a la semana. Las personas jugamos un papel muy importante en el control del mosquito.

Sé que se hacen esfuerzos educativos para prevenir el dengue. Estos esfuerzos no necesariamente llevan a un cambio en conducta. Las personas deben entender que el control de mosquito es de todos, no solo del gobierno u otras entidades. No bajen la guardia, es importante usar repelente y mantener nuestras zonas libres de criaderos. En mi caso no estuve hospitalizada, pero conozco personas que si lo han estado y han presentado complicaciones. No debemos subestimar el riesgo que representan los mosquitos en nuestras comunidades.

Vacía
todo lo que no usas y que acumula agua.

Cepilla
las paredes de los recipientes para eliminar huevos.

Tapa
los recipientes que acumulen agua.

Bota o Recicla
todo lo que no usas y que acumula agua.

APRENDE Y PROTÉGETE

Aprende sobre el Aedes aegypti y cómo protegerte.

Aprende

PREGUNTAS

¿Preguntas? Visita nuestra página de Preguntas Frecuentes.

PREGUNTAS FRECUENTES

CONTÁCTANOS

¿Deseas comunicarte con nosotros? Envíanos un mensaje.

CONTÁCTANOS